INNOVAR ES HUMANO –TAMBIÉN–

Nos apasiona estar atentos a todo lo nuevo, particularmente a lo emergente. Queremos saber cómo será el futuro.

Errar es humano, sí, y lo bueno es que siempre podemos aprender de ello; pero lo que aquí nos interesa es esa otra capacidad humana para la creatividad y la innovación. Reflexiones sobre arte, ciencia, diseño, arquitectura, tendencias, sociedad, economía…