Una buena fotografía siempre 'retuerce' la realidad.

La fotografía consiste en ‘retorcer’ o modificar la realidad, esa de la que cualquier elemento puede ser un detonante para la inspiración. Galerías de imágenes propias (como artista, fotógrafo o director de arte), con comentarios.

En busca de imágenes icónicas para Benidorm

Benidorm_sonrisa-02
El Patronato de la Fundación ‘Visit Benidorm’ había decidido cambiar la imagen turística de la ciudad por la recientemente ganadora del concurso #Benidormbytalents, y como el verano se echaba prácticamente encima, tuvimos que conceptualizar y realizar algunas fotografías más acordes con la nueva estrategia sin descuidar el desarrollo del Manual de Normas Gráficas en el que ya estábamos inmersos.

Si hay un ‘comando’ especializado en crear sugerentes imágenes con personas superando en tiempo récord toda la logística y coordinación que implica: conceptualización de situaciones, selección de modelos, localizaciones, vestuario, desplazamientos, maquillaje, peluquería, etc…, ese es el tándem formado por Alejandro Fernández y un servidor.

Benidorm tiene muchas facetas, prácticamente desconocidas para el gran público y que sin duda merecería la pena ir desvelando progresivamente, pero en este punto se trataba crear evocaciones generales, positivas y más actualizadas, acerca del concepto de ’Playa Urbana’, que en el ‘tagline’ asociado a la nueva Identidad de Marca se traducía por ‘City & Beaches’.

Y, bueno, la capacidad de crear posibilidades puede tender al infinito, y más en una ciudad tan emblemática de un sector tan sugerente… Pero la economía y el ahorro ha llegado para quedarse, tanto en Pymes como en Administraciones Públicas, y finalmente optamos junto al cliente por desarrollar solamente aquellos escenarios que pudiésemos realizar en un único día de producción. Sí. Parece imposible, pero cuando respiramos hondo y nos mentalizamos somos capaces de afrontar retos de este tipo. 😉

 

Una de las ideas era ‘chica con maleta acaba de llegar a la ciudad y nos envía una sonrisa sugerente’. Aquí el resultado.

 

Otra tenía más que ver con retos personales. Alejandro llevaba tiempo queriendo meterse bajo el agua con una cámara y yo quería algún punto de vista fresco e inédito de la relación entre playa y ciudad. Fue difícil conseguir una carcasa en tan poco tiempo, y más difícil para mi tener que prestar mi cámara porque la grandota de Alejandro no cabía dentro.

 

La tercera idea iba dirigida a la familia, pero como bien sabemos, el concepto de familia anda bastante revuelto desde hace unas décadas. Un padre disfrutando de un día de playa con sus dos niños entendemos que es un modelo tan válido como otro cualquiera.

 

Y por último, aprovechando que se nos iba el día, ‘un grupo de jóvenes entra en el mar al altardecer’. Sin duda otro interesante plano de la relación entre playa, ciudad y, ¿cómo no? las personas que disfrutan de la feliz conjunción.

‘Chi non lavora non fa l’amore’

chi non lavora-8

Corría el 2006 o el 2007 cuando Juanjo Hernández y un servidor montamos una especie de colectivo, al que llamábamos ‘AntiDiseño’ y al que pronto se unió el fotógrafo alicantino Alejandro Fernández y diversos simpatizantes, con quienes quedábamos de vez en cuando para ‘tertuliar’ al respecto. La teoría, para nosotros, estaba muy clara –aunque apenas nos entendía nadie–: en un mundo plagado de diseño y de comunicación ‘clónicos’, estandarizados hasta el extremo de los bancos de imagen y del ‘copia-pega’ entre estéticas mainstream, necesitábamos reconectar con la intuición y la ruptura de reglas que como artistas habíamos experimentado. Una libertad que nos permitiera salirnos del consabido briefing, muy útil por otro lado para definir una estrategia de marca, por ejemplo, pero de lo más ‘castrador’ cuando el objetivo no es otro que sorprender a través de la creatividad publicitaria o los reportajes de moda.

Este es un ejemplo de aquellas memorables colaboraciones: ante una temática tan solemne como la del traje de boda para caballero… ¿qué tal si los ponemos a trabajar, bien duro, como hacían nuestros abuelos en el campo?

A lo mejor así se ganan el derecho a una consorte guapa e inteligente que quiera tener con ellos algo más que una conversación…

Otra cosa no. Pero divertido era un montón.

Tenía que ser una foto

MemoField principal

Entre principios de 2009 y finales de 2011 me dio por escribir. Sí. Nada menos que una novela. Todo un reto para alguien tan visual como un servidor.

Hay quien dice que puede ‘ver’un cómic o una película al leerla. Después de todo parece que uno no puede desembarazarse de su naturaleza así, tan ricamente.

El caso es que tras la campaña de micromecenazgo que hacía posible la edición, a través de la editorial libros.com, había que diseñar la preceptiva portada. Idealmente me hubiese gustado poder contratar a otro diseñador, ilustrador o fotógrafo, porque ser a la vez el escritor de ‘la cosa’ y el diseñador de la portada me supuso un verdadero suplicio. Probé solo con tipografía, también con un símbolo gráfico, y con varias series de fotografías.

Al final opté por hacer una consulta a través de las redes sociales a los mismos mecenas que habían comprado el libro mucho antes de que estuviese editado. Y ganó la fotografía que podéis ver al final de la galería de imágenes. Aún hubo que pasarla del blanco y negro original a los tonos que la editorial tenía definidos para la colección donde se enmarcó la obra.

Podéis ver aquí varias imágenes de la serie que dio lugar a la portada, y aunque el motivo del artículo no es ni mucho menos vender libros, recomiendo la novela a quien guste de una ciencia ficción distópica pero sin grandes aspavientos. No aparecen monstruos, mutantes ni alienígenas. Trata de temas tan candentes y que a todos nos afectan como la crisis económica y de valores que nos toca vivir. Tú mismo podrías ser uno de los personajes; también algún familiar, amigo o vecino. Quizá encontréis un regusto al cómic underground de los 80 y 90. ¡Ah! Y el Arte con mayúsculas está presente durante toda la obra. Más información aquí.

Foto-Grafías. Serie 1: ‘Naufragamos’

DSC_0091

Hace tiempo que me pregunto qué fue de la fotografía en blanco y negro y de aquella obsesión por captar la luz de una escena con independencia de las gamas cromáticas que contiene. Con aquella obsesión se perdió también la pasión por las amplias escalas de grises, por las sutiles pero importantes diferencias entre lo que una imagen significa en función de la decisión del fotógrafo de contrastarla más o menos, etc…

Lo se. Pura nostalgia, y todo un signo de que me hago mayor. De todas formas no está de más alertar a los más jóvenes, y a los que no lo son tanto pero se jactan de hacer buenas fotos con el móvil, de que algo estamos perdiendo: la atención en la luz no es otra cosa que el fundamento de la fotografía. Y alertar también de que hasta hace muy poco las cámaras digitales capaces de captar un buen espectro tonal estaban solo al alcance de los profesionales. El móvil o una cámara digital ‘al uso’ pueden hacer fotos muy bonitas cuando sabemos aprovechar el color y hacer buenas composiciones, pero probad a pasar esas imágenes a blanco y negro puro y veréis cómo el interes decae dramáticamente.

He aquí la primera serie fruto de mi determinación por abordar temáticas donde la luz es lo más relevante.

Aunque cuando disparaba las fotos veía únicamente material abstracto, al ‘revelarlas’ y mirarlas así, en serie, me asalta la sensación de haber captado además de lo puramente compositivo una especie de sentido metafórico de cómo nos sentimos como sociedad tras un lustro de crisis. Parece que ha pasado la tormenta, pero los ‘daños colaterales’ son tantos y afectan a estructuras tan profundas que aún no nos podemos hacer una idea del trabajo que nos queda para reconstituir todo. Además, el futuro se presenta bastante enigmático y difuso, las señales que como sociedad necesitamos para volvernos a ilusionar y ponernos a la una a levantar el país no terminan de llegar. Al menos no de manera suficientemente nítida.

Analogías geométricas

B 19812

La marca ‘Secretos del Agua’ acababa de nacer. Ya habíamos diseñado una Identidad Visual poderosa, mágica y sugerente. El reto ahora consistía en desarrollar un lenguaje visual propio para el catálogo y la web sin explotar los tópicos del sector (chicas tan guapas y de piel tan perfecta que son irreales).

Difícil ¿verdad?

Tras varias semanas ‘incubando’ el problema, un día se me ocurrió que debíamos seguir explorando la geometría del hexágono que había guiado la solución del símbolo para la marca, pero ahora con herramientas cuasi ciencíficas: la fotografía macro.

Nos informamos de qué elementos cristalizan de esa forma, involucramos al cliente en la búsqueda de buenos ejemplares de sendas piedras minerales y concertamos una sesión en el estudio de Marc Vicéns (‘Jovi Fotógrafos’).

Con toda confianza Marc dejó el estudio en mis manos y en las de su entonces asistente, Albert Ortiz. Recuerdo la sesión casi como si de un juego técnico-creativo se tratara. Primero iluminaba yo y Albert disparaba, movía todo de sitio y hacía mover a Albert infinidad de veces para conseguir nuevos puntos de vista, luces y sombras… Al final, entusiasmado, era yo el que disparaba mientras Albert movía las luces para ayudarme a componer lo que buscaba, aunque he de confesar que no lo sabía a ciencia cierta. Sabía el camino, conocía las herramientas, pero el resultado tenía una buena parte de caos e incertidumbre debido al propio proceso puesto en marcha.

Salieron infinidad de imágenes de las que solo me atrevo a poner una selección (para no cansaros). Aún así, tendréis que pulsar cada una de las tres páginas para ver toda la galería. Acabamos utilizando 4 o 5 detalles, que combinados con otras fotografías, diversos elementos de diseño y acabados especiales como barniz transparente UVI en la impresión dieron como resultado un catálogo antológico, y también una web con mucha personalidad. Próximamente los mostraremos en ‘Casos de Éxito’. Mientras tanto, a disfrutar de esta belleza de lo micro puesta a la luz mediante una intención lúdica una tarde cualquiera de hace ya unos años.

Vistas ‘en crudo’

Imagen Principal

Un día de turismo; de playa en playa por Tenerife. Intenso contraste: una luz fortísima, casi violenta, entre rocas y arenas negras. Para exagerar el efecto: cerrar un par de diafragmas. El título: porque no he retocado nada en absoluto las fotos, no lo necesitan; ‘tomas en crudo’, tal cual. Al poner el título, un mal presagio acerca de las prospecciones petrolíferas que se están llevando a cabo en las islas… Esperemos que nada perturbe su belleza ancestral. Una vez pensé que Tenerife sería un lugar ideal para jubilarse.