Una identidad visual ‘talismán’

01

La cosmética es uno de los sectores donde más se invierte en diseño, comunicación y publicidad. Los fundadores de ‘Secretos del Agua’, aún siendo una empresa familiar y modesta, nacieron con la premisa de adentrarse en el competitivo y exigente mundo de la alta cosmética con herramientas ‘frescas': honestidad, ciencia aplicada e ingredientes 100% naturales. El reto para Juan Aís y Javier García (‘Nítida Branding’) fue traducir toda esa voluntad y energía empresarial en una Identidad Visual poderosa y en un lenguaje propio, mágico y sugerente, capaz de evocar a la vez sabiduría ancestral, ciencia, lujo y naturaleza; y, por si el reto fuera poco, capaz también de perdurar en el tiempo, más allá de las modas.

El resultado del proceso creativo fue sin duda algo que va más allá de una simple Identidad Visual al uso. Se trata de todo un sistema de identificación y de codificación. En la galería de imágenes se puede apreciar la capacidad de adaptación y así como la versatilidad de los signos diseñados.

 

Un ejemplo más de que un óptimo diseño de Identidad Visual es de lo más rentable para una marca. En este caso, además de conseguir un rápido reconocimiento y recuerdo por parte de los públicos (con el consiguiente ahorro en costes de comunicación que ello implica), el desarrollo de los signos ‘da juego’ para distintas líneas de packaging, PLV, merchandising, arquitectura efímera, etc.

Analogías geométricas

B 19812

La marca ‘Secretos del Agua’ acababa de nacer. Ya habíamos diseñado una Identidad Visual poderosa, mágica y sugerente. El reto ahora consistía en desarrollar un lenguaje visual propio para el catálogo y la web sin explotar los tópicos del sector (chicas tan guapas y de piel tan perfecta que son irreales).

Difícil ¿verdad?

Tras varias semanas ‘incubando’ el problema, un día se me ocurrió que debíamos seguir explorando la geometría del hexágono que había guiado la solución del símbolo para la marca, pero ahora con herramientas cuasi ciencíficas: la fotografía macro.

Nos informamos de qué elementos cristalizan de esa forma, involucramos al cliente en la búsqueda de buenos ejemplares de sendas piedras minerales y concertamos una sesión en el estudio de Marc Vicéns (‘Jovi Fotógrafos’).

Con toda confianza Marc dejó el estudio en mis manos y en las de su entonces asistente, Albert Ortiz. Recuerdo la sesión casi como si de un juego técnico-creativo se tratara. Primero iluminaba yo y Albert disparaba, movía todo de sitio y hacía mover a Albert infinidad de veces para conseguir nuevos puntos de vista, luces y sombras… Al final, entusiasmado, era yo el que disparaba mientras Albert movía las luces para ayudarme a componer lo que buscaba, aunque he de confesar que no lo sabía a ciencia cierta. Sabía el camino, conocía las herramientas, pero el resultado tenía una buena parte de caos e incertidumbre debido al propio proceso puesto en marcha.

Salieron infinidad de imágenes de las que solo me atrevo a poner una selección (para no cansaros). Aún así, tendréis que pulsar cada una de las tres páginas para ver toda la galería. Acabamos utilizando 4 o 5 detalles, que combinados con otras fotografías, diversos elementos de diseño y acabados especiales como barniz transparente UVI en la impresión dieron como resultado un catálogo antológico, y también una web con mucha personalidad. Próximamente los mostraremos en ‘Casos de Éxito’. Mientras tanto, a disfrutar de esta belleza de lo micro puesta a la luz mediante una intención lúdica una tarde cualquiera de hace ya unos años.